Pulsera conectada como prueba en un juicio

Una pulsera conectada es presentada como una prueba en un Juicio en Estados Unidos.

 

Los objetos conectados van entrando poco a poco en la vida cotidiana de las personas, cada vez es mayor el numero de personas que utilizan objetos conectados para mejorar su  vida a traves de la salud, ocio, seguridad, comodidad, etc…. Las pulseras conectadas cada vez analizan y memorizan más datos, Fitbit, Misfit, Eri de digicare son algunos ejemplos..

 

 

Pulsera conectada como prueba en un juicio

Eri de Digicare, sin duda de las mejores del mercado

 

Pues bien acabamos de encontrar otra manera de utilizar pulseras conectadas, esta vez para presentar una pulsera conectada como prueba en un juicio. Por primera vez en la historia una pulsera inteligente se presenta en un juicio de responsabilidad civil en Estados Unidos.

El historial de datos en la pulsera de la marca Fitbit será presentado como prueba por los abogados de la parte denunciante,  para demostrar que su cliente está menos en forma que antes de sufrir un accidente.

 

Pulsera conectada como prueba en un juicio

 

Tal y como lo explica el periodista Janic Tremblay, los wearables podrían convertirse en las ” cajas negras” de  las personas. La llegada de los objetos conectados pueden dar solución a algunos problemas económicos. Cabría la posibilidad de que algunas empresas aseguradoras inviten a sus asegurados a utilizarlas para conocer mejor a sus clientes. Tal vez podría disfrutar de un descuento en su seguro de vida  si utiliza este tipo de pulseras.

 

Tambien podemos imaginar utilizar este tipo de pulseras con un fin comercial  y responder mejor a las necesidades del usuario a nivel de salud y bien estar.

Todo indica que la tecnología basada en Quantify Self tiene un futuro prometedor sin importar el ángulo por el que se le mire….